5.22.2017

aBsolutAmaGnituDaparente


Al igual que las estrellas, las luces de una carretera tienen diferentes magnitudes aparentes debido a que están a distintas distancias desde la persona que las ve. La magnitud absoluta es cuán brillante es una estrella en realidad. La magnitud aparente y la magnitud absoluta de una estrella suelen ser distintas... 

la muchacha me ha mirado con desdén, molesta. doy un respingo. vaya, me falló el cálculo de magnitud aparente, pienso tratando de recuperar equilibrio recordando el texto que hace apenas media hora acabo de traducir para un libraco sobre galaxias, aún tibio en mi mente. la muchacha y yo hemos chocado bruscamente mientras yo caminaba cabizbaja, precisamente con la intención de evitar tropezones, por una calle concurrida por autos, con apenas transeúntes. "ay, disculpa", balbuceo, y trato de sonreír. la muchacha sostiene mi mirada bizca tras gafas oscuras, ella sin lentes, brava, soberbia. en serio, lo lamento, pero... yestaquécoño, pienso, mientras repito mi débil disculpa. "vieja, lo que te tienes que fijar por dónde carajo coges", me suelta de sopetón al dar yo un paso, y se me cuadra delante. suspiro. vieja magnitud aparente eres tú por estos lares, distante melania nebulosa galaxia pulverizada y en decadencia. de nuevo, pensando en otra cosa, le digo: "mira, disculpa, iba distraída y...", pero me interrumpe, grosera furiosa, casi gritando que "es que no se puede andar comiendo mierda por la calle tú". 

es cierto; casi le caigo encima en el tropezón. se habrá asustado al ver mi volumen y sí, iba yo a la deriva, entumecida dentro de mí misma, y qué casualidad, ella el único peatón, conmigo, por este sendero. pero su reacción no es para tanto... y vuelvo a respirar profundo en medio de la coral way sombría, invisibles los corales, yo que iba aparentemente segura bajo las sombras arbóreas hacia la tiendita que vende orquídeas. sola, en esta ciudad que me detesta tanto como yo a ella --amour fufú si los hubo--, iba yo a comprarle orquídeas a mi padre pretendiendo no saber qué día era, ni en qué lugar estaba ni por qué ni por quién... porque hay días que no deben tener ni fecha, deberían esfumarse, leap year y ya, y este es uno para las cenizas, para borrar. y sin embargo, me arde, me calcina y revienta... todo, todo de este día. pero...    SIGUE

es por y para él que tanto las admiraba --qué bonitas, decía sincero cuando veía que yo traía orquídeas--, razón por la cual siempre que vengo lleno su casa de orquídeas preñadas de botones multicolores, para que duren el tiempo que se extienda mi regreso, pariendo flores para que mi madre sonría al menos al verlas, a diario, y se detenga, qué bonitas, diga, dignas de él, como lo hace con cada brote. por eso, solo por eso hice un esfuerzo de magnitud increíble y admirable para sacudirme y arrastrarme hasta aquí, a media tarde con tremendo calor, solo para chocar con esta imbécil que ahora me impide el paso hoy viernes de mayo cualquiera cuya tristeza me asfixia para que ella, solo porque me la cruzó el destino estelar del gran titiritero, me lo agrie un poquito más, ya que que yo, pareciera, soy hoy la escogida de su ira... 

cansada, bajo la cabeza y me miro las uñas de los pies que sobresalen de mis sandalias, rojizas. me muerdo los labios cuando suspiro otra vez e intento hacer un gesto con la mano, como indicándole a la niña tonta esta que me deje pasar, ya que me lo está impidiendo adrede. pero no se mueve, cual cubanita equivocá en mi camino. me vuelve a mirar de arriba a abajo con desprecio, casi. ay, este feto tendrá unos veintitantos años y acaba de aterrizar aquí hace poco y yo, claro, puedo ser su abuela pero no creo que eso es lo que está pensando mientras mi mano en alto se ha congelado, confundida. "atrévete", dice de pronto, vulgar y encabronada, tal vez pensando que con mi gesto  hay intención de golpearla. "alabao, qué pase el tuyo", digo de veras sorprendida, en shock casi a punto de llorar, porque me pesa todo, hoy, tanto, y ahora... esto. 

"déjame pasar, por favor", digo y zas, la tengo que aguantar porque repentina se me ha venido encima, imaginándose el golpe que nunca fue mi intención. logro agarrarle el brazo y nos miramos muy de cerca, fracción de segundos esta nueva pesadilla mayamensa, porque estas cosas absurdas solo me pasan a mí por andar ausente siempre, inmersa yo y toda mi magnitud absoluta pisando en falso bajo el sol, que me ciega, aun a pesar de las sombras o tal vez debido a... y en medio de todo pienso que la chusmita tiene ojos bonitos, negros, y no es fea, y me maldigo al pensarlo, soltándola como la peste, empujándola levemente pero impaciente por pasar. quéputasuerte la mía, me repito, enfurecida tratando de seguir hacia la tiendita. y ya en vías de casi abrir la puerta, la oigo, decirlo entre dientes, burlona... "siguebobitabuscandopuntoasí... chocando con mujeres por ahí tor..." 

no alcanzo a escucharlo, el final del insulto, porque no me lo puedo creer, lo que acaba de insinuar, conteniéndome para no darme vuelta y entrarle a bofetadas. me congelo en tensión y cierro los ojos ya dentro de la tiendita. no hay nadie y dejo que por fin se me escape el llanto. escondida tras mis gafas oscuras lloro mientras miro las múltiples orquídeas y las toco, en busca de botones. vida, en busca de vida, por favor, porque me he pasado todo este viernes disimulando que existe la muerte y todo el vaho para que mi madre no se dé cuenta de qué día es, para que no llore ella, por eso, y porque una estúpida vulgar e insignificante niña me acaba de insultar, ella que no sabe ni le importa que no veo bien, y por eso siempre tropiezo y a veces me caigo, como antes que siempre rebotaba, pero ya no. que me paso la vida chocando con todo mundo y suelo ser muy cortés y galante, en esta aldea de lujo, sobre todo, compensando el defecto, yo que jamás trataría de ligar de esa manera en que me acaba de acusar y mucho menos con una cubanita incipiente comemierda como ella, pecado. no, no, no, y tampoco sabe ella que mi padre murió un día como hoy hace apenas dos años de mierda, y por eso estoy aquí, en mi perenne vaivén, tratando de tapar el vacío de mi madre, quien ni se ha acordado porque cada día recuerda menos, y yo, maldita memoria viva, yo cada día recuerdo más y más, tanto que ni me cabe tanta porquería en estas vísceras en vías de extinción. y entonces, mientras trabajaba entre ecos de luceros, galaxias, siniestros planetas opuestos y estrellas rojas gigantes y blancas enanas, no he podido hacer otra cosa que huir, a la calle alejarme en apariencia, para absoluta pendeja terminar el día así, atropellada y juzgada en mi arco de magnitud aparente, mientras mi magnífica magnitud estelar se parte absolutamente en quiebra, a punto de, y chispea escondida entre estas letras, apenas balbuceándome, apenas, donde brillo en secreto, consumiéndome fugaz...

3 comments:

Anonymous said...

wow que chusmeria miami contigo sono....

Miguel Iturralde said...

¿conseguiste unas orquídeas lindas? los cubanos podemos resultar unos verdaderos atorrantes, especialmente los recién vendimiados. Saludos.

sonora y matancera said...

Hermosas, Miguel... siempre compro 4-5 con muchos botones, para que duren. Los cubanos se me atoran, insoportables ellos y su excepcionalidad opaca, y los recién llegados --la mayoría-- son de un calibre abusado y abusivo. Y todo a santo de qué, pq mientras... como andan diciendo por ahí en las redes: Dios creó a los venezolanos para dejarnos sin justificaciones a los cubanos.